ONU

carlos-magarinos-trayectoria-onu

Carlos Magariños fue Director General de ONUDI por dos períodos consecutivos, elegido mediante elecciones internacionales independientes y abiertas a los más de 170 estados miembros. Durante sus 8 años al frente de ONUDI administró un portafolio de más de USD1.3 billones. La exitosa implementación de las reformas llevadas a cabo bajo su liderazgo hicieron crecer en un 150% las contribuciones voluntarias.

El sistema de Naciones Unidas

La Organización de las Naciones Unidas está liderada por la Secretaría General con sede en Nueva York. Su órgano supremo es la Asamblea General cuyas reuniones se abren cada septiembre con amplia participación de jefes de estado y de gobierno.
El Secretario General es propuesto por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (compuesto por 15 países miembros) y ratificado por la Asamblea General. Es el responsable de designar a los jefes de programa que dependen de la Secretaría, como ser el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) o el Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCD).
El Sistema de las Naciones Unidas cuenta, además, con un cierto número de agencias especializadas independientes; algunas, coma la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) más antiguas que las propias Naciones Unidas. Ese grupo de Organizaciones incluye a la Organización Internacional del Trabajo (ILO), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y otras, como la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) o la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) Todas ellas cuentan con una membresía y un presupuesto independientes de la Secretaría General.
Sus jefes son elegidos en elecciones internacionales independientes y abiertas a todos los estados miembros. El Secretario General no juega ningún rol en esas elecciones.

El caso de la ONUDI

El presupuesto anual de ONUDI es de, aproximadamente, U$S 160 millones, repartido en partes iguales entre el presupuesto operativo (que paga la infraestructura de oficinas y personal) y el presupuesto de cooperación técnica (grants de ayuda al desarrollo).
Su cuartel general está ubicado en Viena donde trabajan alrededor de 650 funcionarios y su cobertura territorial abarca unas 45 oficinas de campo (en países en vías de desarrollo), 20 oficinas de promoción de inversiones (en países desarrollados exportadores de capital) y cerca de cinco centros científicos asociados (en total alrededor de 70 oficinas extra-sede), que alojan a unos 250 funcionarios adicionales asistidos por un número algo menor de oficiales locales. A su vez, la ONUDI contrata cada año unos 3000 consultores para implementar sus programas de asistencia técnica.

Crítica situación del sistema de Naciones Unidas

Este complejo y costoso sistema ha estado, prácticamente desde sus comienzos, sujeto a intenso escrutinio y presiones de reforma, con el único fin de mejorar su eficiencia y aumentar su efectividad. La caída del muro de Berlín en los años 90 no hizo más que agudizar la necesidad imperiosa de redefinir el rol de las Naciones Unidas dentro de ese nuevo contexto histórico. En 1996 y 1997 la ONUDI se encontraba bajo una situación financiera crítica al tiempo que su existencia corría peligro. Tanto fue así que distintos reportes independientes (como el de la Comisión sobre Gobernancia Global) evaluaban o recomendaban su cierre o fusión con otra agencia del sistema. Por esos años Estados Unidos, Australia y Canadá se retiraron de la ONUDI y Dinamarca, Alemania y Gran Bretaña evaluaban hacer lo mismo.

Una última oportunidad...

Fue en este contexto en el que Carlos Magariños asumió como Director General (diciembre de 1997), después de haber ganado una complicada elección de la que participaron varios candidatos, como el Ministro de Relaciones Exteriores de Polonia (en funciones por ese entonces - 1997) o el que más tarde sería designado Primer Ministro de Haití (2005). Durante sus ocho años al frente de la Organización (tiempo máximo permitido por su Constitución) Carlos Magariños administró un portafolio de más de U$S 1.3 billones. La implementación de su primer medida implicó un profundo programa de reforma, estructurado en tres capítulos:

  • Administrativo/financiero
  • Programático
  • Sustantivo

La finalidad era recuperar la credibilidad de la Organización y la confianza de los Estados Miembros en su viabilidad.

Etapa Administrativo/Financiera
Etapa Administrativo/Financiera
En primer término redujo el presupuesto (y por lo tanto el personal, el rubro más importante) en un 20%, con un programa de retiros voluntarios cuya implementación tuvo un costo aproximado de U$S 10 millones, un tercio menos de lo calculado y aprobado por los Órganos de Gobierno de ONUDI. Cabe resaltar que este programa evitó reclamos laborales ante el tribunal de la Organización Internacional del Trabajo.
Simultáneamente, redujo la estructura operativa en un 50%, eliminando tres de las seis divisiones principales. Una vez saneada la ecuación económico-financiera en los primeros tres meses de gestión se sentaron las bases para ofrecer contratos de largo plazo al staff de la agencia (de dos y tres años de duración), a fin de mejorar la baja moral del personal y aumentar su rendimiento.
Etapa programática
Etapa programática
Los restantes nueve meses del primer año de gestión se invirtieron en completar el segundo capítulo del programa de reforma; es decir, la reorganización de los servicios técnicos de la ONUDI, reduciendo su oferta programática original de alrededor de 250 módulos de servicio a sólo 16. Unos años más tarde, fue el propio staff de la Organización el que promovió una nueva reducción a 8 módulos de servicio y, actualmente, la organización trabaja sólo en 4 prioridades programáticas.
Al mismo tiempo se desarrollaron los llamados "programas integrados" de la ONUDI, un mecanismo de cooperación técnica que obliga la integración de los distintos módulos de servicios en la fase inicial de formulación de los programas de asistencia. Esta integración debe contribuir a un objetivo común, focalizándose en las prioridades establecidas por los países receptores de la ayuda.
Este ejercicio obliga a un trabajo articulado y de equipo por parte de los distintos departamentos de la Organización. El mecanismo permitió eliminar los más de 2500 pequeños proyectos diseminados por el mundo para concentrar los esfuerzos en unos 80 programas nacionales. Con el tiempo, los programas integrados se convirtieron en la marca distintiva de la reforma de la ONUDI.
Al concluir el primer año de gestión la Organización contaba con un nuevo equipo y nuevos procedimientos (análisis de cash-flow, informatización de los sistemas, etc.) en el área financiera.
El sistema de toma de decisiones se había enriquecido con el establecimiento de un Junta de Directores (de la que participan todos los Directores de Departamento de la ONUDI y otros altos funcionarios; unas 25 personas) y una Junta Ejecutiva (compuesta por los Directores principales, el Jefe de Gabinete y el Director General, además de los Directores de Finanzas y Recursos Humanos; en total unas 10 personas).
Etapa Sustantiva
Etapa Sustantiva
Con las bases correctamente establecidas y habiendo eliminado la incertidumbre institucional, Carlos Magariños profundizó la discusión substantiva que venía promoviendo desde el inicio de su gestión: el rol y las funciones que la ONUDI debía desarrollar en una economía moderna y globalizada.
La Organización externalizó sus funciones de investigación, subcontratando servicios de las principales universidades del mundo (Oxford, Harvard, Paris, entre otras) y retomó sus publicaciones bandera, como ser su "Informe sobre desarrollo industrial". Este incluyó como novedad un "Índice de Competitividad Industrial" que permite comparar la performance de unos cien países en la calidad de sus exportaciones y la profundidad de su proceso industrial.
Por otro lado, la ONUDI profundizó su relación y trabajo con el sector privado, incluyendo compañías multinacionales (FIAT, ERICSON, SANDOZ, etc.) y organizaciones no gubernamentales (ONGs).
Se adoptó una nueva estrategia corporativa bajo el concepto de promover aumentos de productividad que permitan el avance social. Y se crearon los mecanismos profesionales de control para supervisar su implementación. Este proceso quedó claramente reflejado en la formulación de los presupuestos de la Organización.
Resultados

Los países miembros de la ONUDI reconocieron la profundidad y velocidad de las reformas introducidas y recompensaron al management de la Organización con nuevas contribuciones voluntarias por encima de sus pagos obligatorios, que pasaron a cumplir puntualmente.
La exitosa implementación de las reformas encontró eco entre los auditores externos (la Corte Federal de Auditoría de Alemania durante los primeros cuatro años y el Auditor General de Sudáfrica durante el segundo período), quienes aseguraron que la ONUDI se encuentra saneada financieramente y ha recuperado su prestigio y funcionalidad.
Las contribuciones voluntarias crecieron un 150% en cinco años (este crecimiento podría asimilarse a lo que se conoce como capitalización de mercado en el mundo financiero) y la provisión de programas de cooperación técnica (o sea, la venta de los "productos" de la Organización) aumentó más de un 50% en el mismo período.
Una reciente evaluación independiente, hecha por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido sobre un conjunto de 23 organizaciones multilaterales (incluidos el Banco Mundial y los Bancos Regionales como el BID y otras organizaciones como el PNUD), muestra a la ONUDI en el 6to lugar. En la categoría de Agencias Normativas, en la que resultó incluida la ONUDI junto con la FAO, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNESCO, la ONUDI aparece en el 1er puesto con 86 puntos contra un promedio de la categoría de 62 puntos.
Finalizado su último período constitucional al frente de la agencia, Carlos Magariños pasó a desempeñarse como Miembro Senior Asociado del Colegio Saint Antony en la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Debate en la Cámara de los Comunes del Reino Unido

http://www.unido.org/fileadmin/import/31142_UK_Parliament_25Nov2004_AdjournmentDebate_on_UNIDO.3.pdf

http://www.carlosmagarinos.com.ar/pdf/Neuausrichtung.pdf

http://www.carlosmagarinos.com.ar/pdf/un_network.pdf

http://www.carlosmagarinos.com.ar/pdf/die_unido.pdf